¿CÓMO FUNCIONA LA TERAPIA REGRESIVA?

Las regresiones son unas técnicas psicológicas que se sirven de una sencilla relajación para que la persona contacte con su interior (con sus emociones) para ampliar su memoria, recuperar recuerdos, y revivir los sucesos que son el punto de partida de sus problemas actuales.

Durante las sesiones, el sujeto siempre conserva la capacidad de decisión y jamás llega a perder el control de la situación aunque esté relajada y en un estado parecido al de duermevela (denominado “estado ampliado de conciencia”). En este estado, el terapeuta NO PUEDE manipular su mente.


El hecho de que una parte de la mente se mantenga despierta le facilita a la persona la capacidad de analizar sus experiencias negativas pasadas y la posibilidad de relacionarlas con su vida actual. Esto convierte al sujeto en parte fundamental de su proceso terapéutico. El psicólogo le facilita el trabajo, pero la persona es la que debe realizar los cambios en su manera de afrontar la vida.

Para más información, pulsa aquí